NOTICIA. LA SOMBRA. (NOCHES EN FLORENCIA 3). SYLVAIN REYNARD

¡¡HOLA Lectores!!, He estado investigado salvajemente después de leerme La Alondra, el segundo libro de Noches en Florencia y por lo que he encontrado, todavía no hay traducción oficial del libro ni fecha de publicación para el tercer libro (La Sombra) en español. Sin embargo, todos los libros están disponibles en inglés. Pero por el momento os comentare lo que si que se conoce que es la sinopsis.

The Shadow SR

La Sombra

El príncipe vampiro de Raven Wood a regresado, prometiendo su amor y justicia por cada mal que ha sufrido. A consecuencia de su reunión, Raven se enfrenta a tomar una terrible decisión— permitir que el Príncipe tome venganza contra los demonios de su pasado, o persuadirlo a detener su mano. Pero hay mucho mas en juego que el corazón de Raven… 
Una sombra ha caído sobre la ciudad de Florencia. El Ispettor Batelli no descansará hasta que descubra la conexión de Raven con el robo de arte de valor incalculable de la Galería de los Uffizi. Y mientras que el Príncipe persigue a un traidor que le sabotea a cada paso, se encontrará en el blanco del enemigo mortal de los vampiros.
Mientras que libra una guerra en los dos frentes, deberá mantener su amor por Raven en secreto, o correrá el riesgo de exponer su mayor debilidad…

Y ahora si lo que tengo de ´´novedades“

He encontrado una plataforma en Twitter para que publiquen el libro, el Twitter es @SRFansSpain por si queréis colaborar.

Por otro lado he encontrado pequeñas partes traducidas, que son mas que perfectas para aumentar las ganas de querer el libro.

Espero que en algún momento (esperemos que pronto) pueda anunciaros la fecha de publicación del libro en español

Recomiendo haber leído los libros anteriores antes de continuar leyendo puesto que son Spoilers

ADELANTOS:


 

El Príncipe de Florencia se hallaba a las afueras de una villa en Umbría, mientras entraba en conflicto.
Estaba en conflicto por un montón de razones, la no menos importante de las cuales era la mujer de ojos verdes que había dejado en Florencia. Sin embargo, la localización del profesor Gabriel Emerson y su familia fue fácil. Él y su esposa, Julianne, eran los propietarios de la casa que se alzaba majestuosamente sobre la colina, con las luces de sus ventanas alegrando la oscuridad.
Fue así como el Príncipe permaneció fuera de la casa, escuchando como Katherine Picton, una antigua amiga de la familia, daba a sus anfitriones las buenas noches y Clare, la hija pequeña de los Emerson, era acostada en su cama en la habitación de sus padres.
Esperó con impaciencia mientras los Emerson buscaban su placer en el jacuzzi ubicado en la terraza de su dormitorio.
Frunció la nariz mientras la unión marital se prolongaba, seguía y seguía. Tenía curiosidad por descubrir si alguna otra pareja humana casada, tenía relaciones con la misma frecuencia y duración que los Emerson. Golpeó rítmicamente con impaciencia su pie, revestido de cuero, sobre el suelo de jardín deseando que la pareja fuera más rápido.
Era una noche sin estrellas, oscura y silenciosa. El cielo parecía un arco de terciopelo encima de él mientras la brisa de verano susurraba en su oído. Oyó a Julianne gritar de placer y luego esperó un mas que respetable momento después de que ella entrara en la casa. Entonces escaló la pared de la villa, con ganas de sorprender al profesor mientras se encontraba solo.
No quedó decepcionado.
“Nos encontramos de nuevo.” El tono coloquial del príncipe contrastaba con su figura amenazante.
Sorprendido, Gabriel estaba de pie en la bañera de hidromasaje, su cuerpo mojado y desnudo resplandecía por la brillante luz que salía del dormitorio.
“¿Qué quieres?” Gruñó, cerrando sus manos en puños.
“Quiero que te cubras, para empezar.” El Príncipe le lanzó una toalla que había cerca, mirándole con desagrado.
El profesor envolvió la toalla alrededor de su cintura y salió del agua. Colocó su  cuerpo entre el Príncipe y la puerta de la habitación, la cual cerró rápidamente.
“He dicho, ¿qué quieres?” La postura del profesor era decididamente defensiva.
El Príncipe miró al profesor por un momento. Entonces se acercó a él… “

“Raven observó cómo William se desnudaba eficientemente, doblaba cuidadosamente cada pieza de ropa negra (con excepción de la ropa interior, la cual él nunca usaba) y las colocaba encima del tocador.
Ella quitaba pelusa imaginaria de su vestido mientras él estaba frente a ella, desnudo.
William media un poco menos de seis pies de altura, su cuerpo delgado pero fuerte. Raven se tomó un momento para apreciar la definición de los músculos de su pecho y abdomen, y todo el musculoso camino hasta sus muslos. Ni siquiera una estatua tallada por el más talentoso escultor, podría resultar un ser con tanta perfección.
Su cara la hizo pensar en un ángel con intensos ojos grises, que la estaban mirando expectantes.
Ella escondió su rostro.
“Dijiste que me amabas”
“Lo hice. Es más, lo decía en serio”
“El amor es una cosa peculiar. Lo he visto, incluso, he celebrado por ello. Pero nunca creí que fuese para mi”
“¿Por qué una Hermosa y fuerte mujer joven no esperaría amor?”
“Porque como tu mismo dijiste, los seres humanos son poco profundos”
“El amor es profundo” Su rica voz resonó en el baño.
“El amor tiene el poder de destruir a cualquier persona”
William se acercó. “¿Estás asustada de ser destruida?”
“Destruida.  Consumida. Traicionada.” Ella jugaba con su escote.
William puso sus manos sobre las de ella, calmándolas. “El amor crea; el no destruye”
Sus labios encontraron el lugar donde su cuello se reúne con su hombro. Él la besó tranquilamente, tranzando con su boca, el camino de su clavícula desnuda.
Sus dedos rozaron la cremallera.
“Déjame”
Él le desabrochó su vestido, dejándolo caer en las baldosas de mármol.
Su brasier le siguió. Ella estaba tan desnuda como él.
Sus ojos recorrieron su cuerpo apreciativamente. Sus pálidos dedos le acariciaron la mejilla, la boca y el cuello. Sus fuertes manos ahuecaron sus pechos, su abdomen y sus caderas.
Sus ojos grises encontraron los de ella.
“El poder que tú describes, es el poder que tienes aquí” Él le tocó su frente antes de mover su mano para cubrir su corazón. “Y aquí. Es el poder que tú tienes sobre mí. Poder que no le he cedido a nadie desde que yo era humano”.
Él llevó sus labios a su oído. “Tus miedos son compartidos”.
Con un suave beso en su cuello. Él la condujo a la ducha, quedándose detrás de ella, bajo una ducha de lluvia tropical.
Raven cerró sus ojos y levantó su cara, como una flor siguiendo al sol. La cálida agua empapó su cabello y recorrió las generosas curvas de su cuerpo.
“Yo nunca me he bañado con alguien antes. ¿Qué haremos después?” William descansó sus manos sobre los hombros de Raven.
Ella secó el agua de su cara.
“Lo que sea que tu quieras. Solo no me dejes caer”
La mirada de William cayó a su pierna derecha.
“¿El dolor es terrible?”
“Es peor después de que he estado acostada. Algunas veces me caigo”
William extendió su brazo alrededor de su cintura, atrayéndola de nuevo a su pecho.
“Entonces debo estar seguro de atraparte.”
Ella lo besó, estirándose hasta pasar los dedos por su pelo mojado mientras que el agua corría por sus hombros.
Sus movimientos estaban llenos de un entusiasmo que nace de amor y afecto y el alivio de recordar que ella no lo había perdido.
Él era de ella.
Incluso ahora, desnuda, con una gran variedad de defectos que pocos hombres pasan por alto, él la abrazó. Abrazó a sus imperfecciones.
Él la amaba.
Sus manos frías quemaron su piel, extendiendo los dedos por encima de su abdomen y atrayendo su trasero, entrando en contacto con lo que se elevó entre sus caderas.
Ella le cedió su peso y él se mantuvo firme, mordiendo y lamiendo sus labios antes de incitarla a entrar en su boca.
Él mantuvo la intrusión por un momento o dos y luego, con un gruñido, él le dio la vuelta, presionando sus pechos juntos.
Raven miró sus brillantes ojos grises.
“¿Estás segura?”
Raven asintió.
“Necesito las palabras, Raven. Necesito saber que quieres esto”
“Te deseo”
Él tomó su boca, su lengua alternativamente penetrando y retrocediendo a un ritmo sensual.
Ella inclinó la cabeza, dándole la bienvenida, mientras  el agua seguía cayendo.
Manos vagaban sobre la piel resbaladiza cuando la parte inferior de sus cuerpos encontraron la alineación perfecta. Ella le tocó el cuello, los hombros, los bíceps, sosteniéndolos firmemente en un esfuerzo por permanecer en posición vertical.
William no era un amante suave.
En los brazos de William, ella sintió su control, su deseo, y la guerra que libró entre los dos. Pero él nunca la había perjudicado y siempre había centrado su atención en dar placer antes de tomarlo. Por lo general, más de una vez.
“Eres un sueño”, suspiró. “Un sueño de amor que nunca pensé que tendría.”
Sus ojos quemaban en los de ella.
Sin previo aviso, la levantó, tirando de sus muslos alrededor de sus caderas.
Bajó la boca a sus pechos, degustando y burlándose antes de chupar las gotitas de agua de su carne ansiosa.
Ella envolvió sus brazos alrededor de su cuello, sintiendo las ansias de William entre sus piernas.
Él la levantó más alto, puso las manos bajo su trasero, asegurándose de que estaba alineado correctamente.
“Respira”. Le ordenó, con sus ojos clavados en los de ella.
Aquí estaba el vampiro, orgulloso y poderoso, tambaleándose al borde de control. Él enseñó los dientes, como por instinto y su pecho retumbó.
“Solo no me rompas”. Susurró ella, empujando un mechón de cabello rubio fuera de la frente de William.
La expresión de William creció aún más feroz.
“No te voy a romper. Cualquiera que sea el daño que yo te haga, te prometo que lo curaré”
William se tragó su respuesta con un beso. Luego, con un solo empuje, entró en ella.
Sus besos eran tan feroces como sus movimientos, empujando y retrocediendo, una y otra vez.
Él apretó el agarre en su trasero, mientras la levantaba y la movía, concordando con su propio ritmo.
Raven se aferró a él, colocando su mano detrás de su espalda baja para poder instarlo a moverse más profundo.
No es que él necesitara el estímulo.
Sus pechos rozaron el pecho de William,. La fricción, burlando y excitándolos.
Ella ignoró el rocío cálido del agua, el olor del jabón y William, y el malestar persistente en la pierna y el tobillo. Su atención se centró en la sensación cuando él la llevó rápidamente al borde del orgasmo.
Antes de que ella pudiese decir lo cerca que estaba, llegó a su clímax, su mano aferrándose al cuello de William mientras echaba la cabeza hacia atrás.
William continuó su ritmo hasta que ella había terminado, su boca cayendo a sus pechos, dibujando uno de ellos con la boca.
Cuando ella abrió los ojos, lo encontró mirándola con avidez.
“Sólo he comenzado”, dijo con voz áspera. “Respira”.”


 

El fragmento anterior ha sido traducido por KarlhaBookFinder

 

18 comentarios en “NOTICIA. LA SOMBRA. (NOCHES EN FLORENCIA 3). SYLVAIN REYNARD

  1. Gena dijo:

    Es buenísimo..gracias..pero esto es como si te pusieran un delicioso plato de comida y solo le das un bocadito y te quedas con ganas de comerte el plato entero….llevo mucho tiempo esperando la traducción del Libro y por lo visto seguiré..gracias por la traducción sigue subiendo si encuentras más 😉.

    • Nix dijo:

      Tendremos que seguir esperando la traducción de momento y esperemos que llegue pronto, mientras tanto estere al tanto por si encuentro más partes y no dudes que las compartiré, Gracias por tu comentario 🙂

  2. Roxanna dijo:

    Hola!!!! ya quiero urgente leer el tercer libro. Solo espero que alguna fans quiera hacer una traducción y subirla para yo poder leerla, ando enviiiciiadilla. Saludos!!

  3. M&M dijo:

    Q mal q aún no salga la traducción…gracias por compartir y esperemos q pronto nos deleitemos con la traducción…me encantaron los demás libros…

  4. TANYA VELASQUEZ dijo:

    Por favor la pequeña traducción que han realizado está buenísima. Desde que lei las dos primeras partes las cuales me encantaron, espero con ansias la tercera.
    Alguno de vosotros que hable y escriba el inglés perfectamente debería mandar un correo o carta al señor Reynard para que realice la traducción lo antes posible.

    • Nix dijo:

      Buenas, la traducción no es mía y no me quiero llevar mérito por ella, y estoy de acuerdo contigo la tercera la necesito.
      Pues según tengo entendido se está trabajando en ello para conseguir la traducción del tercer libro PERO no se cuando vamos a conseguir esa tan ansiada traducción, Gracias por el comentario 🙂

  5. carolina dijo:

    tengo entendido que the shadow es el segundo libro de la serie noches en florencia de este GRAN escritor ya que el principe es la precuela se puede decir 0.5 y la alondra el es el primer libro!! hagamos campana para que traduscan los dos libros restantes the shadow y the roman. #queremostheshadowenspañol.

    • Nix dijo:

      Hola, si podria decirse que si, pero yo considero El Príncipe como el primer libro dado que así es como está puesto.
      En cuanto a lo de hacer campaña ya hay una plataforma en Twitter, que lo lleva la cuenta de @SRFansSpain
      Gracias por tu comentario 🙂

  6. Ivy dijo:

    TT——–TT. nooooooo y yo como mensa buscandoel libro para comprar, a seguir esperandoojalalo traduzcan pronto y vendan, lo necesito…. 🙁 .. asi no se puede.. kill me

  7. Lady dijo:

    Me encantó gracias por la nota, espero la traducción con muchas ansias, acabo de terminar de leer la Alondra y quiero más no quiero parar de leer pero bueno no tengo opción 😭

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *